Maquiavelo, Erasmo y Moro: tres visiones del gobernante

Producción científica: Capítulo del libro/informe/acta de congresoCapítulo

Resumen

Dentro de las obras renacentistas dedicadas al quehacer político, sin duda
El Príncipe constituye un hito, especialmente por la influencia que tuvo a través del tiempo. No obstante, de esa misma época datan otros escritos no menos importantes, entre ellos Utopía, de Tomás Moro, e Institutio principis christiani, de Erasmo, ambas publicadas en 1516.El objetivo de la ponencia que presentaré es realizar un estudio comparativo de las tres obras, en los puntos referidos al quehacer del gobernante y a sus responsabilidades en la res publica. La comparación parece adecuada por varias razones: los tres autores son calificados de “humanistas” y contemporáneos. Escriben, pues, teniendo a la vista una misma situación europea, aunque, por cierto, las realidades locales de Italia, los Países Bajos e Inglaterra diferían. La guerra permanente entre estados nacientes, príncipes o gobernantes de ciudades erala circunstancia política más relevante de la Europa de los siglos XV y XVI, junto a la amenaza del turco en las fronteras de la Cristiandad. El tema de la guerra y la paz había sido abordado frecuentemente en las décadas anteriores, y era una preocupación central en los círculos humanistas. Al mismo tiempo, la formación y consolidación de algunos estados europeos–el origen mismo de la forma política estatal– datan de esta época, lo mismo que la noción de soberanía, que tomará forma hacia el final del siglo, con Bodino. La obra de Maquiavelo parte de una antropología pesimista, según la cual el egoísmo escaracterística esencial del ser humano: ese será el punto de partida para un eficaz gobierno del príncipe. Su política es autorreferencial, es decir, no existe ninguna instancia pre-política a laque se deba acudir a la hora de actuar: así se configura una peculiar concepción de virtud o, por mejor decir, virtù, en especial de la prudencia, la virtud por excelencia del gobernante. En la obra de Erasmo, dedicada al futuro Carlos V, se pone de manifiesto la importancia de lavirtud moral en el gobernante, siguiendo, en parte, a Platón ya que para Erasmo el verdadero gobernante ha de ser filósofo cristiano, en el sentido de que ha de descubrir y seguir los verdaderos bienes. En Tomás Moro también puede apreciarse un retorno a las fuentes clásicas, no solo a Platón sino también a Cicerón. En su
Utopía hace una defensa de la actuación política en pro del bien común, frente al deseo de su interlocutor Rafael Hytlodeo de retirarse de la vida activa. Se ve en esta obra su preocupación por las injusticias de su época, y su deseo de mejorar las condiciones de vida de su pueblo apoyándose en el imperio de la ley. Este estudio permitirá apreciar coincidencias y diferencias entre autores contemporáneos, que se han nutrido de las mismas fuentes clásicas greco-romanas.
Idioma originalEspañol (Chile)
Título de la publicación alojadaMaquiavelo intemporal
Subtítulo de la publicación alojadaa 500 años de El Príncipe
EditoresInstituto de Historia de las Ideas
EditorialUniversidad de la República
ISBN (versión impresa)9789974209657
EstadoPublicada - 2015

Citar esto